El Primer y unico laboratorio especializado en pruebas especificas para antienvejecimiento en el país


  Contact : (57-1)213 6052

Test de Gibson & Cooke

Test de Gibson & Cooke

La fibrosis quística (FQ) es una de las enfermedades genéticas mortales más frecuentes en la raza caucásica con una incidencia estimada entre 1 por cada 2,500 a 3,500 recién nacidos vivos.
La enfermedad se caracteriza por el espesamiento del mucus producido por las glándulas exocrinas con daño pulmonar progresivo, insuficiencia pancreática y por lo tanto síndrome de mala-absorción, con consecuente desnutrición, esterilidad masculina por atrofia del los conductos deferentes y elevación de electrolitos en el sudor.

El diagnóstico es uno de los aspectos más relevantes en el manejo de la enfermedad. En Colombia, hay dos aspectos importantes que es necesario mejorar: el sub diagnóstico y el diagnóstico tardío. Ambos determinan un inicio no oportuno del tratamiento, incrementándose la gravedad del daño, especialmente pulmonar y nutricional, dado que se ha demostrado que la intervención precoz mejora el pronóstico. Por lo anterior, es fundamental realizar el diagnóstico en la forma lo más precoz posible. .

Contamos con servicio a domicilio para su comodidad, simplemente contactenos y alli estaremos.

Test de sudor

Este es el examen fundamental para la comprobación del diagnóstico. La técnica estándar es la de Gibson y Cooke, que consiste en recolección del sudor inducida por Iontoforesis con pilocarpina, midiendo el cloro con cloridrómetro digital.

Análisis de semen

La azoospermia obstructiva constituye una evidencia fuerte de FQ.

Pruebas de mala absorción

Son pruebas que sirven para demost rar pérdida de grasa en materia fecal o déficit de quimiotripsina en el duodeno.

Características de materia fecal: Es de suma importancia y se debe valorar olor, color, consistencia, cantidad y presencia de grasa.
Esteátocrito ácido: Es una prueba semicuantitativa que se hace por medio de ultracentrifugación de la materia fecal: Elastasa pancreática en materia fecal: Es una prueba confirmatoria de insuficiencia pancreática. Se realiza por microelisa y no es necesario suspender el tratamiento enzimático.